Thursday, May 03, 2007

Live: Bjork en el Radio City Music Hall

La primera vez que estuve en el Radio City fué porque me gané unos tiquetes para ir a ver gratis una banda... Maroon 5. Que pena. Después de esta noche pienso contar que mi primera vez en el Radio City fué con la maravillosa Bjork en su gira por los Estados Unidos para su nuevo y tremendo nuevo álbum Volta.


Bjork comenzó muy puntual a las 9:15 pm. El escenario estuvo un poco regularzóngolo para lo que yo me esperaba de alguien de la talla de Bjork. Habían unas telas colgadas en el muro posterior con animales pintados, unas pantallas en el escenario a la altura de los encargados de tocar los instrumentos que Bjork utiliza en vivo, y una pantalla blanca que bajaba de vez en cuando para mostrarnos unas imágenes creadas con lasers con falta de estilo. Mejor dicho, después de uno haber visto en los 90s y 00s severos videos para los sencillos de sus albums, los cuales implicaban que ella era una dura artísticamente o que estaba bien asesorada, uno se espera un sueño basicamente puesto en escena. Pero yo no fuí a verla esperando algo visual...

Crédito: BrooklynVegan

Bjork comenzó con Earth Intruders, una canción nueva que Timbaland y Konono No. 1 colaboraron para crear, más solo Konono No. 1 estuvo en casa para adornar. Creo que Bjork en serio cree que todos somos una tribu y tiene un cuento del estilo desarrollado a la largo de su nuevo álbum, pero por ahora no puedo testificar nada... no lo he escuchado con todas las de la ley. Comenzamos bien.

Crédito: Pitchfork

Después continuó con Venus as a Boy, una canción de su álbum debut, llamado Debut... todo un regalo para sus fans de larga trayectoria. Yo la canté con pecho en alto y la verdad me valió popó los de al lado. Continuó con Aurora, una linda canción del tremendo Vespertine (Radio Blog) y con una nueva llamada I See Who You Are, en donde compartió protagonismo con Min Xiao-Fen, una oriental que tocó una pipa China (de acuerdo a Wikipedia). Después vino Oceania, de Medúlla (Radio Blog), y enseguida el primer gran momento del concierto para mi... Bjork estrenó Dull Flame of Desire, una canción nueva que tuvo invitado especial... nada más y nada menos que Antony Hegarty (de Antony & The Johnsons), quien junto a Bjork me regalaron uno de los mejores duetos que he visto en mi vida. Hasta este momento la verdad estuve pensando en lo lento, ritmicamente hablando, que el concierto estaba fluyendo... las canciones nuevas, genial escucharlas en vivo primero, pero las no nuevas me parecían poco apropiadas para mantener la atención arriba... bueno, más arriba del simple hecho de estar viendo a severo ícono musical en vivo. Pero el concierto iba apenas en 1/4 de su totalidad.

Crédito: BrooklynVegan

Las baladas continuaron. Apenas escuché las primeras notas de All is Full of Love, del que probablemente es mi mejor álbum de Bjork, Homogenic, me fuí levantando del puesto... sentía que el show iba a empezar a tomar aún más forma y así fué. Usted ha escuchado un harpa en canciones de Bjork? Yo la he escuchado. Para mi sorpresa, hoy no había ninguna harpa en el escenario, pero los sonidos estaban ahí. Resulta que es algo electrónico, por lo menos en vivo, tocado por alguien encargado de los teclados (o lo que sea que Bjork utilice). Bjork is Full of All man.

Crédito: BrooklynVegan

Yo pensé que Bjork no iba a tocar gran cosa de Medúlla, pero me equivoqué. La dama continuó con la bonita Pleasure is All Mine para luego seguir con la aún mucho más espectacular Pagan Poetry, de Vespertine. Este fué mi segundo gran momento del show... escuchar Pagan Poetry... fuí feliz y no fuí el único, el público supo apreciarlo. No lo había mencionado pero Bjork tiene para este tour un grupo de 10 mujeres cantanto coros, tocando trompetas y trombón. Fué para esta canción, Pagan Poetry, en donde se notó la presencia de este grupo con los coros cantados a la vez que Bjork dirijía la canción. El concierto pudo haber sido esa canción on repeat 14 veces, y yo no me hubiera quejado.

Crédito: Pitchfork

Llegó Joga. Una más de mis favoritas de Homogenic. Ese álbum es en serio increible. Yo lo escuché hace poco por milésima vez y es tan futurista... afortunadamente para mi a Bjork también le gusta porque de ahí tocó más. Pero no antes de seguirnos acumulando la emoción con una balada más... Where is the Line, de Medúlla. Esta canción sonó bien diferente comparada con el álbum, y pues de hecho cualquier canción de ese disco sonaría bien diferente por lo que fué basado en vocales nada más.

Pero cuándo empezó la parte movida del show? Nada más y nada menos que con Army of Me, con cual más?! Este fué mi tercer mejor momento de la noche. Cuando vi la transmisión del concierto de Bjork desde Coachella noté que estaba utilizando lasers y que el asunto se veía bastante rave y pensé, umhhh un poco maluco eso Bjork, pero aquí retiro mis palabras. Los lasers (ojo, no la pantalla blanca que les conté arriba) fueron la verga y ejecutados de maravilla... unos rayos verdes bien definidos haciendo figuras triangulares que se distribuían por el teatro como si nos fueran a encarcelar. Ya se estaba anunciando por ahí... el rave está de vuelta.

Crédito: BrooklynVegan

Con la siguiente canción, ya a más de la mitad del show, me di cuenta que a Bjork no le gusta hacer lo que a muchos de tocar sus canciones más movidas en vivo. Ella parece confiar un resto en su voz y en como con ella puede llevar a cabo los sube y baja necesarios en un concierto para uno salir admirado. Y definitivamente lo logró. Una vez más tocó otro par de baladas las cuales reconocí como las mejores de Volta, su nuevo álbum, llamadas Innocence y Wanderlust. Ya hablaremos más de ese después, cuando sea propiamente lanzado el próximo martes...

Y el final llegó, pero con severa canción. Horas antes, charlando con Kristine & Angela, quienes vinieron al concierto (además de Ana Vélez, Mónica Páez y Nicolás Consuegra), comentábamos acerca de este asunto del rave de vueta y de cómo esa canción Pluto (de Homogenic!) quedaría de bien. Fuimos unos totales clarividentes. Bjork cerró su set con Pluto, nos volvió a llenar de lasers y nos hizo bailar tímidamente (el Radio City es demasiado elegante) en nuestras sillas. Obvio, este fué mi cuarto mejor momento de la noche y Bjork desapareció.

Crédito: BrooklynVegan

Pero no por mucho. Aproveché el desorden y me apoderé de un puesto muchas filas más adelante de donde estaba para intentar tomar por lo menos una foto decente. Creo que tuve éxito, pero sabremos mañana que baje las fotos. Y Bjork? Bjork volvió obviamente a darnos un encore y muy inteligentemente incluyó un clásico para sus viejos fans, The Anchor Song, y una nueva, Declare Independence, que confirmó lo que ahora yo también digo: El rave está de vuelta.

Se notó que el concierto me gustó? Yo siempre me quejo de los reviews de albums y shows que van canción por canción, porque me parece que el lector en general no sabe tanto de la basura que uno anda incluyendo en cada línea, y hoy tuve una cucharada de mi misma sopa... no pude evitar no hacerlo. Lo siento.

Crédito: Pitchfork

Oh well... sólo me queda decir que nada me hubiera hecho más feliz que escuchar en vivo Hunter, Bachelorette, Human Behaviour, Big Time Sensuality, Violently Happy, Hyper-Ballad, It's Oh So Quiet, Isobel, Possibly Maybe, I Miss You, Unravel, Hidden Place, Cocoon, It's not Up to You, etc, pero el concierto sólo duró una hora y quince minutos y seguro Bjork terminó cansado de todo lo que bailó. Yo hubiera pagado oro por ver en vivo estas canciones en su momento. Ya qué. Ahora mirar hacia el futuro, porque ese Volta ya se nos viene encima y pinta de maravilla. [fotos del show]

[Stream: Bjork live at Radio City Music Hall, Wed May 2nd 2007]
[Stream: Bjork live at United Palace Theater, Sat May 5th 2007]

4 comments:

J. Sorel said...

Creo que va a tener que pasarme el método para poder estudiar, trabajar y ver tantos conciertos, Eduardo. Por ahora siento envidia de la buena.

Eduardo Osorio said...

Yo podría estar investigando mucho más en estos años. Comencé trabajando un resto mi primer año y me di cuenta que necesitaba seguir teniendo en mi vida algo que me moviera... en Colombia creo que era el cine, la música y mis amigos, pero aquí la música, y NYC como fuente infinita, se está apoderando de mi. En mis ratos libres hago matemáticas... tengo que cambiar eso un poco más para poderme graduar ala.

J. Sorel said...

Bah. Creo que para eso viaja uno a los iunais, y no para quedarse encerrado en una biblioteca.

Eduardo Osorio said...

Jajaja. Gracias por el apoyo a la sinverguenzería.