Tuesday, May 20, 2008

Mi (9) mejor álbum del 2008: Destroyer

Destroyer es definitivamente mi artista del año en lo que llevamos. El man no es ningún aparecido: tiene de 8 a 10 álbumes ya debajo del brazo como solista, par de álbumes con otros proyectos, y es integrante ocasional de los famosos New Pornographers. No se cómo suficiente de todo su extenso trabajo musical no había pasado por mis oidos antes, pero más vale tarde que nunca, por aquí por fin ya llego a hacerse su espacio. Este año no he escuchado a un artista más que lo que he escuchado a Dan Bejar, gracias a su excelente nuevo álbum Trouble In Dreams. He aquí uno de mis mejores álbumes del 2008, si es que no es mi mejor:


Destroyer y su música no son fáciles de asimilar, aunque esté llena de elementos que a todos nos gustan: Elegantes guitarras acústicas y eléctricas con uno que otro fondo shoegaze, pianos que dan escalofríos, baterías a veces lentas y a veces de maratón, pero siempre llenas de precisión, inesperados aplausos, y hermosos rararararas (estas eres son bien suaves). Quizá lo único que puede alejar a los fans de la música de la música de Dan Bejar es cómo combina todos estos elementos con su penetrante voz. Siéntase afortunado si se acostumbra a ella, porque de ahí en adelante lo que viene es satisfacción.

Para entender esto no hay nada mejor que escuchar el álbum por si mismo en vez de leerlo de alguien que ya lo experimentó. No habrá nada como sentir en sus oidos el placer de escuchar a Dan, quien aunque suena como si viviera con una botella de vino siempre en la mano, tocar magistrálmente su guitarra, aquí nuevamente acompañado, al igual que con su anterior obra de arte Destroyer's Rubies, de una banda rebosante de calidad que le da rienda suelta a las excentricidades musicales que escribió el genio que los reunió.

Bejar es de los mejores componiendo canciones con sólo guitarras. Trouble in Dreams comienza con Blue Flower/Blue Fame, la canción que cuando escuché este álbum por primera vez de una me impresionó y me hizo sentir que me acababa de encontrar un tiquete gratis a una gran aventura. Me impresionaron esas sencillas pero efectivas guitarras que adornan la voz de este ensimismado artista contándonos lo que parece una historia de adulterio que necesita justificación, con un entrometido piano en la mitad. Yo quedé listo. Lo que vino fué demasiada exquisitez para asimilar en una sola escuchada, así que tocó ponerlo una y otra vez.

Unas pocas horas con Trouble in Dreams podrían dejar la impresión que lo más placentero de escuchar está en sus primeras seis canciones. Quién lo dijera tendría un poco de razón, pero hoy en dia lo tacharía de falto de paciencia. Al mejor estilo autoreferencial de Destroyer, déjenme decir que Trouble in Dreams es como una roca gigante en bruto, con unos cuantos Rubies en la superficie, plantados allí con el ánimo de atraer al curioso, pero lleno de más joyas en su interior que se dejan ver sólo con el uso.

Yo soy clarividente y veo que si le da la oportunidad a este álbum, fuera de dejarse seducir por sus excelentes guitarras y pianos, empezará a amar también la contundente batería de Dark Leaves Form a Thread y My Favourite Year, la distorsión de la magistral reinterpretación de Shooking Rockets (From The Desk Of Night's Ape), la locura de The State y Plaza Trinidad, la tristeza con la que Dan nos canta en Foam Hands, las cicatrices en común que podemos tener con él en Introducing Angels de la mano de sus armoniosos rararararas, al igual que al final de Leopard of Honor, y Libby's First Sunrise, con sus hermosos aplausos (qué manera de cerrar el álbum).

Todas esas maravillas empacadas en Trouble no se que tan bien sonarían si no fuera por la comandante voz de Bejar, una voz que acopla demasiado bien con sus canciones dejándome completamente confundido acerca de qué fué primero, si la música o la letra; probablemente las dos. Bejar y sus cambios de ritmo a veces suena como una serpiente enredada alrededor de su propia lengua, de sus propias letras. Las condenadas están tan entrelazadas entre si mismas que aquí todavía sigo tratando de descifrarlas y no se cuando lo vaya a lograr.

Creo que es claro, Trouble in Dreams es mi más fuerte candidato, con unos varios pisándole la cola de cerca, a mejor álbum del 2008. Escúchelo abajo con el link, o no; cómpreselo, o no; mejor dicho haga lo que quiera con el... estoy seguro que a Destroyer no le importa.

2 comments:

Lior said...

This is really good stuff..

Eduardo Osorio said...

I am (very) glad you like.