Friday, March 02, 2007

Live: El Perro del Mar en el Bowery Ballroom

En realidad vi cuatro bandas anoche, pero solo dos merecen nuestra atención. Ya llevaba un mes entero sin ver un concierto!?!?! Me sentí revitalizado...

La noche no comenzó nada bien porque de camino para NYC me di cuenta que la calefacción de mi carro de dañó. Quince minutos me tomó, dentro del carro manejando, para darme cuenta que mis pies y manos nada que se calentaban, y que el típico ruido del ventilador no existía esta noche dejándome escuchar mi música tranquilo. Nada que hacer... menos mal llevaba chaqueta doble, guantes y gorro. Cuando llegué al Bowery, a las 8:30 pm, me enteré que El Perro del Mar iba a tocar a las 11:00 pm y que no se podía hacer re-entrada al lugar... una vez adentro, adentro se queda, o de malas.

Me tomé una cerveza para relajarme y me dispuse a escuchar la primera banda, un man llamado Chris Garneau, bastante afamado ultimamente en la esfera bloggera, que me dejó con ganas de ir a tomarme un whiskey porque estuvo como aburrido... me dió sueño. Pero no, me compré otra cerveza y recargué igual baterias para la siguiente banda que abría.



La segunda banda era la de Marissa Nadler. Marissa tiene una voz muy linda y muy buena, pero cansona. Sus albums seguro serían buenísimos si fueran máximo de cinco tracks. Me sentí un poco mal por ella cuando después de su cuarta o quinta canción la gente empezó a hablar con un tono cada vez más alto opacando totalmente el show. Ella se portó a la altura y los ignoró... siguió con sus canciones terminando de agotar a los que seguían callados, incluyéndome. Igual, entiendo a la gente. No la conocían, le pusieron cuidado al comienzo, se dieron cuenta que era interesante, pero no pudieron más y hasta ahi los llevó el que los trajo... habían ido a ver a El Perro del Mar, me imagino. Marissa, para mi, tiene harto futuro y seguro escucharemos hablar de ella más adelante, sólo debe seguirle los pasos a alguien como, por ejemplo, El Perro del Mar, que al igual que Marissa, tiene una voz bien particular que puede cansar, pero se las arregla para hacer variar los sonidos en sus canciones y mantener la atención arriba todo el tiempo.


El Perro del Mar es Sarah Assbring. Para su concierto tiene tres manes, bien elegantes, que tocan la guitarra, el bajo y un sintetizador que produce unos sonidos constantes a lo largo de la mayoría de las canciones. Sarah tiene una hermosa voz como de alguien que está a punto de llorar y se contiene. Con esa misma voz canta acerca de fiestas, de como se siente miserable, de un perro... en una historia que parece estar relacionada con un rompimiento de una relación con alguien. Al igual que en el álbum, Sarah es tan intensa en su miseria que hasta parece un poco chistosa...


Hace un buen rato no me iba de concierto y me di cuenta que yo amo hacer esto, solo o acompañado. No puedo parar. Cuando se acabó El Perro del Mar me fuí a ver a Teddybears al Hiro Ballroom, pero fué una pérdida de tiempo... El Perro del Mar había sido demasiado encantadora como para aguantarme a unos Suecos bulliciosos medio blah. Depronto en otra oportunidad. [fotos del show]

3 comments:

elamigolucho said...

Se le revolvió la mezcla de Perro del Mar y los Osillos suecos. Es que moods tan variados en una sola noche pueden producir demasiada confusión. Igua por lo que cuenta, la señora Sarah también tiene un espacio para reirse... aunque sea de ella y no con ella pero para el caso es lo mismo.

Eduardo Osorio said...

Buenisima mano. Estoy disfrutandome el CD un resto este finde. Me gusta me gusta me gusta

Eduardo Osorio said...

El Perro del Mar es buena, Teddybears are blah